un movimiento que no cesa







En febrero embalamos las cosas, tiramos algunas pero luego caí en la cuenta de que aun así tenemos demasiadas cosas. Las guardamos en cajas y bolsas y las metimos en camiones y autos, y las distribuimos en un cuarto de la casa nueva y en varias casas mas.
Ese salto aún no tocó la tierra de nuevo: todavia no desembalamos las cosas, No volvimos a verlas... y nos parece que ya va siendo tiempo de llegar a casa otra vez.

Comentarios

Entradas populares