volver... con el alma enredada

Un poco de mi todavía está allá... es la primera vez que quedo extrañando Las Rabonas.












Comentarios

  1. mini-uñas tienen tus manos! y me encantó el perrito sonriente del viaje. yo creo que es así, uno queda con ganas de quedarse también. ya veremos lo que va proponiendo la vida.
    abrazo herm!

    ResponderEliminar
  2. Qué hermoso, sabés que ya nunca más te vas a ir completamente de ahí, no???
    Me emociona muchísimo el comienzo de una obra!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Casa nueva

la vida secreta de las plantas