corazón de fiesta

El miércoles me regalaron la edición aniversario de Rayuela.
Abro una página al azar (la 485 exactamente) y leo: Sumamente hormiga, Wong acabó  por descubrir en la biblioteca de Morelli un ejemplar dedicado a Die Vervirrugen des Zöglings Törles, de Musil, con el siguiente párrafo enérgicamente subrayado: ¿Cuales son las cosas que me parecen más extrañas? Las mas triviales... (y sigue).
Y yo leo que empieza con "sumamente hormiga" y me doy cuenta de que tengo un libro que se llama así. De Cesar Bandin Ron, y lo abro en la página (al azar otra vez) número 33 y leo: ató con hilo de coser un fajo de billetes de diez pesos, raspas de zanahorias y cosas así en los dedos, tan doméstica como de luz entre los párpados, rosa verde y blanco. sumamente hormiga.
Las coincidencias (?) o cosas que se atraen unas a otras, que traen a otras, así creo que va la vida. Y si no miren (algunas cosas que motivan la fiesta): 

los planos de la casa de forma de corazón

la luz invernal que entra en el cuarto
 
siempre las amigas

y los amigos


en casa con nueva receta genial de bastones de queso (mmmmm!)

y esta flor rosada bailando al sol ahora mismo sobre esta mesa

Comentarios

  1. esa si que es la casa corazón! quizá hasta haya que pintarla de rojo
    hermosas fotos herm
    abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Casa nueva

la vida secreta de las plantas