Recital del Sabado: La Pared de Rogelio Aguas

 
Aprovechando el recital que vimos el sabado pasado, copiamos un extracto del blog ya olvidado de "una mente ociosa" (http://unamenteociosa.blogspot.com)...

Alan Parker's "Pink Floyd: The Wall" (1982)


Tengo un prejuicio con Alan Parker's "Pink Floyd: The Wall" que me cuesta sobrellevar, una y otra vez que mire esta película, tengo que aceptar que es de Alan Parker. Pero gracias a esas inexplicables leyes de la casualidad, su personalidad como autor está tan difusa en la película que su autoría es imperceptible, y lo agradecemos, lo agredecemos mucho (**). Cimentada sobre la brillante obra conceptual de Pink Floyd "The Wall" (1979) y las infernales animaciones de Gerald Scarfe, esta producción es lo mejor que el cine opera-rock ha ofrecido. Esta película, cerró el capítulo que iniciaran los Beatles y continuaran los Rolling Stones y David Bowie en su breve incursión por el mundo del cine. 

"Pink Floyd: The Wall" es la juxtaposición de secuencias cinematográficas al disco doble de la banda. Su contenido y simbología, esta directa y estrechamente ligada a la obra conceptual musical, con lo cual, hablar de la película, es hablar del disco: "The Wall", compuesto por Roger Waters, centro de gravedad de la banda Pink Floyd, es el análisis interior de Waters sobre Waters, una autobiografía, en algunos casos simbólica, en otros, estrictamente biográfica. Ya en su inicio, Waters nos dice: 

"Tell me is something eluding you sunshine?
Is this not what you expected to see?
If you want to find out what's behind these cold eyes?
You'll just have to claw your way through this disguise"

De allí en más, recorreremos la introspección que realiza Waters sobre su vida y su persona. El muro, centro simbólico de su análisis, es la causa y consecuencia de sus acciones y su personalidad. Hijo de un combatiente de la Segunda Guerra Mundial, muerto en combate en 1944, el primer recuerdo vivo de Waters es la carencia de su padre. La ausencia de la figura paterna y su inevitable incapacidad de pequeño para lidiar con la situación, lo llevan a un aislamiento que sería el primer ladrillo de su muro. Su madre, que no pudo sobrellevar la muerte de su esposo, se vuelve una figura melancólica, contemplativa y sobreprotectora en su vida. El distanciamiento afectivo de su madre, que anhela un pasado que no podrá volver, y el contrapunto de su sobreprotección, es el segundo ladrillo del muro, aún en su primera infancia.

Luego, con la secuencia mas famosa de la pelicula, en sintonía con el tema mas conocido del disco, se nos presenta al joven Waters en sus primeros años de educación: Una férrea autoridad despótica de sus profesores, la falta de comprensión y la constante burla, cimentan el tercer ladrillo en su muro. De aquí en más, pasarán por su vida personas que, como dice la famosa frase (lamentablemente repetida hasta el hartazgo):

"All in all it was just a brick in the wall
All in all it was all just bricks in the wall"

Luego, su casamiento y su incapacidad para llevar adelante su matrimonio, con un ostracismo imposible de tolerar por su pareja, condenado a la catatonia comunmente acompañada del aparato de televisión, omnipresente en su vida, lo llevan a perder a su pareja, y al engaño de su mujer con un defensor político del desarme nuclear, al fin y al cabo, su esposa cambia la catatonia nihilista de él, por el primer hombre que encuentra que al menos cree en algo. Ya en su adultez, este será un nuevo ladrillo en el muro, punto de inflexión del quiebre final de su personalidad:

"Day after day, love turns grey
Like the skin of a dying man
And night after night, we pretend it's all right
But I have grown older and
You have grown colder and
Nothing is very much fun anymore.
And I can feel one of my turns coming on.
I feel, cold as a razor blade
Tight as a tourniquet
Dry as a funeral drum"

Y es aquí donde el protagonista visita los lugares más oscuros de su identidad, donde su (auto)crítica del mundo que le rodea, como estrella de rock, lo llevan a lo que requerirá un parrafo aparte. Dejando esto para el final, por ser, a gusto de este servidor, lo más interesante de toda la obra cinematográfica (no así de la obra musical), pasemos revista a los últimos momentos de la obra. Finalmente, el protagonista es enjuiciado. Con la brillante secuencia onírica a cargo de Gerald Scarfe, asisten al juicio todas las personas que forman o formaron parte de su vida y lo acusan por sus acciones y omisiones. El veredicto es inevitable, el muro debe caer, la obra "The Wall", en sí, presenta un veredicto que es su razón de ser. Con "The Wall", Waters se expone al resto y, con una sinceridad brillante y brutal, nos muestra los sitios más inconfesables de su persona: al presentarlo en público, el muro cae, y la obra termina con el inevitable veredicto. Concluyen la obra unas breves y únicas estrofas, que pueden pasar desapercibidas, en el tímido final "Outside the wall":

"All alone, or in twos
The ones who really love you
Walk up and down outside the wall
[...]
And when they've given you their all
Some stagger and fall: after all it's not easy
Banging your heart against some mad buggers Wall"

Por ultimo, retomando el punto de inflexion pendiente, tenemos a Pink, el protagonista, (injustamente) decepcionado por el engaño de su mujer, que nos muestra su vínculo con el único mundo que le queda, su público: Una masa informe y amorfa, de rostros vacíos que lo ovacionan y lo siguen incondicionalmente en su rol de estrella de rock. Figura emblemática representada por un totalitarismo con referencias inmediatas al fascismo que tiño de negro las decadas centrales del Siglo XX. Al igual que el color negro, omnipresente en todas estas secuencias, aparecen constantemente en cada símbolo y emblema, con sus inolvidables martillos marchando, los colores rojo y blanco, antagonicos contrapuestos que se combinan para dar paso al rosa.

Así, la asociación del fascismo y el mundo del rock, es inevitable: ambos representan el seguimiento incondicional de una masa a la figura que los dirige, idealizada y elevada hasta su divinizacion, devoción cimentada en fundamentos poco claros y por lo general indefendibles, que dan una identificacion de pertenencia, principalmente por definir quienes no pertenecen al selecto grupo. Así, difícilmente la historia del rock haya dado una figura que no necesite su némesis. Sino, ¿Cómo explicar qué identifica a un skinhead de un punk, sino por la definición de todos los que no pertenecen a su selecto grupo?

(**) A excepción quizás de esa innecesaria secuencia final, que para el que no la recuerde, tiene a esos niños llevando en sus cochecitos de juguete los ladrillos del muro caído, simbolismo obvio de esperanza y buena fe, tan a lo Parker.


Comentarios

  1. GUAAAAAAAAAAAAAAAAUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!
    pero que producción... sigue en pie el blog de la menter ociosa? la otra vez lo quise ver para leer una opinión de una peli y no encontre la dirección.
    Esto es comentario de primera impresión: ahora voy a leer.
    Besos a los dos madrileños!

    ResponderEliminar
  2. perdon perdon, recital en vivo?
    osea ¿sacaron la entrada?
    cuando publicaron el album yo nacia !!
    las ilustraciones de Scarfe son obra maestra. y el guion de Rogelio, que decir "fantastico"...ya con estos dos señores tenes la pelicula.bueno y Syd Barret (el traumado)

    ResponderEliminar
  3. Fuimos el sábado a verlo! Y si, sigue el blog, aunque no está escribiendo ultimamente. Abajo de la foto tenés el link.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares